Inclinación, longitud y orientación de la Cubierta

Detalle constructivo techo verde

Dibujo propiedad de ZinCo

Si nos decidimos por una cubierta ecológica, debemos de tener muy en cuenta la inclinación (=pendiente) de la misma, al menos en la capa que lleva las aguas sobrantes pluviales o de riego. Una pendiente del 5% o más es aconsejable, porque así se evacúa pronto las aguas sobrantes hacía nuestro sumidero / rebosadero / sistema de colección de aguas (aljibe). Si utilizamos poca pendiente corremos el riesgo que las aguas se quedan estancadas, que no gusta a las plantas ni a la capa impermeabilizante.

En cuanto a la longitud de la cubierta ecológica con pendiente, tendremos en cuenta la disposición de la vegetación ya que las zonas más altas se secan antes. Quiere decir que en zonas bajas plantaremos plantas más necesitadas de humedad, y zonas más altas de la pendiente, más bien plantas más duras, aptas para crecer en zonas más secas.

También la dirección de la cubierta implica distintas condiciones de luz y calor, lo mismo que la disposición de edificios colindantes, aspectos orográficos del terreno circundante. Zonas de la cubierta ecológica, por ejemplo, en sombra permanente o que por su disposición no reciba suficiente agua (debajo de un vuelo) podríamos optar por cubrirlas con grava.

Estructura

La carga adicional que la cubierta ecológica representa para el edificio es directamente proporcional al tipo de cubierta ajardinada. Existen tres tipos de cubiertas ajardinadas (ver más en cubierta verde): Cubiertas ecológicas intensivas, Cubiertas ecológicas semi-intensivas o Cubiertas ecológicas extensivas, dependiendo de la profundidad del medio de cultivo y del mantenimiento requerido. Las cubiertas ecológicas extensivas necesitan poco mantenimiento y poco espesor de tierra de 5 a 10 cm; las intensivas por el contrario necesitan un mantenimiento permanente y un espesor hasta 60 cm y las semi intensivas precisan de un mantenimiento moderado y un espesor de entre 10 y 30 cm.

Por tanto los requisitos en cuanto a la estructura del edificio (ver más Techo Verde) varían según sea uno u otro el tipo de cubierta. La cubierta ecológica intensiva precisará de una mayor carga estructural, que deberá de ser tenida en cuenta en la planificación del edificio. Si de lo que se trata es de la reforma de un edificio, sólo un profesional podría indicar el tipo de cubierta ecológica a realizar. Algunos edificios ya existentes no podrían disponer de una cubierta ecológica sin modificar los elementos estructurales de los mismoso incluso deberían de prescindir totalmente de ella. Debemos de tener en cuenta que a la cubierta se añade no sólo el peso de los materiales de impermeabilización, sustrato y vegetación, sino también la carga adicional que supone el agua que pueda absorber o retener la cubierta ecológica o el peso de la nieve, como podemos ver en el apartado Techo Verde-Carga sobre cubierta y Estática.

Materiales

Los materiales habitualmente empleados en la cubierta ecológica son los materiales de impermeabilización y drenaje, los sustratos, vegetación.

Se utilizará una membrana impermeabilizante, que la luz ultravioleta no podrá dañar gracias a los sustratos y vegetación que cubren la misma. Por encima de esta membrana, se pondrá una lámina geotextil-antirraíces, para impedir la penetración de las raíces en la membrana impermeabilizante. A continuación una capa de drenaje, normalmente grava, aunque también se pueden utilizar otros materiales como la piedra volcánica y el ladrillo triturado (este último además de ser un material reciclado, absorbe el agua ). También pueden utilizarse como capa de drenaje membranas de plástico moldeadas que retienen agua y evacuan la sobrante. Sobre la capa de drenaje, se coloca un filtro (red de nylon) para impedir la erosión o desplazamiento del sustrato y por consiguiente proteger de obstrucciones el drenaje de la cubierta ecológica (ver más en Techo Verde-Ejecución).

Vegetación

Detalle techo verdeLa elección de las plantas habrá que realizarla según el clima de la región. Es importante escoger plantas que aguanten bien la sequedad. Entre las más utilizadas en la cubierta ecológica se encuentran las del género sedum, las crasuláceas, trepadoras, arbustos, plantas aromáticas, etc. Por supuesto tendremos que tener también en cuenta el tipo de cubierta elegido.

Riego

Las cubiertas verdes pueden retener hasta el 90% de las precipitaciones. Una parte de esta agua es devuelta a la atmósfera, el resto fluye a los sistemas de desagües. En climas secos y cálidos, el riego de la cubierta ecológica es inevitable. Aunque dependiendo de la vegetación que elijamos éste podría ser más o menos intenso.

En épocas de lluvia deberemos almacenar toda el agua restante, no absorbida por la cubierta ecológica y normalmente destinada a la canalización, en aljibes, que podemos introducir en la tierra y que proporcionará humedad a la capa de tierra sin tener que instalar sistemas de riego adicional. En el caso de aljibes más grande, que no permitieran su enterramiento, deberemos de proveerlo de una bomba de extracción conectada a un sistema de riego. Estos aljibes pueden estar provistos de sistemas automáticos de detección y recarga de agua.

Agua reciclada

Para la cubiertas ecológicas es necesario un sistema de riego. Lo ideal sería de idearse un sistema de reutilizar el agua sobrante – sea de riego o de lluvia. Considerando que la cubiertas ecológicas se ubica en el techo de nuestra casa no parece demasiado difícil de idearse un sistema donde los sumideros de nuestra cubiertas ecológica emitan las aguas sobrantes en un Aljibe ara luego ser reutilizado para el riego. Más información acerca del tema de reciclaje de aguas verán en el apartado aljibe.