¿que es un techo verde?

Techo verde

Cultivar hortalizas en el techo ya es posible

Un techo verde cumple múltiples ventajas: es una zona ajardinada en el techo de nuestra casa. Podemos utilizarla como nuestro Jardín, cultivar tomates y ofrecer zonas de juego para nuestros niños. Aumenta la superficie útil, y en consecuencia el valor de la misma, figura como aire acondicionado natural y por ende, reduce la superficie sellada. Se trata de dotar a la cubierta de vegetación, de humanizar una zona. Y urbanísticamente hablando: mejorar el hábitat de las ciudades, de contribuir con el medioambiente, en definitiva de devolver a la naturaleza lo que le hemos quitado con la edificación.

Nuestras ciudades: ¡más verdes!

Nuestras ciudades están cubiertas de cemento, asfalto y otros materiales que impiden que la flora y la fauna sigan coexistiendo, la salud de los ciudadanos empeora debido a la contaminación, se produce el sobrecalentamiento de los núcleos urbanos y el paisaje se deteriora. Cada vez es mayor el interés por devolver a la ciudad esa parte de la naturaleza que le arrebatamos. Nos faltan zonas verdes y nuestras cubiertas planas, a dos aguas etc., casi siempre desnudas, no tienen otra función que la de protegernos de las inclemencias metereológicas. ¡Tantos metros cuadrados infrautilizados!

La cubierta ecológica, también llamada techo verde, forma ya parte de normativas constructivas de obligado cumplimiento, en algunos Ayuntamientos, incluso en la reforma de edificios. En otras partes se fomenta su uso y se prevé que en un futuro próximo, también en España la cubierta de los edificios se proyectará únicamente como cubierta ecológica.

Los techos verdes forman parte importante en el desarrollo urbanístico sostenible. Mejoran la calidad de vida de los habitantes, no sólo del edificio en el que se construyan, sino también el de toda la comunidad. Son innumerables sus ventajas económicas y ecológicas, sin desdeñar que con ellas se prolonga la durabilidad del edificio, así como un menor gasto energético.

Sin duda el techo verde exige también una buena planificación y un mantenimiento. Sobre todo lo que a estructura se refiere, ya que por su peso necesita desde el principio un cierto planeamiento. A parte de este detalle (recomendamos una carga añadida de dos toneladas /m2) no tiene mayor dificultad. Siempre si nos ceñimos al cumplimiento de unos principios básicos, como la realización de un buen proyecto por profesionales, el uso de materiales de buena calidad y una ejecución de obra por profesionales que entienden de impermeabilizaciones.

Por fortuna el tiempo ya ha llegado en el que arquitectos y urbanistas han comenzado a integrar sus obras en los ciclos de la naturaleza.

Techo verde: incremento del valor

La compra de un inmueble sin techo verde significa a corto plazo un gasto mayor de climatización, un coste importante en las reparaciones por el deterioro provocado por los agentes atmosféricos y muchas veces, debido al alto precio del suelo, la imposibilidad de tener una zona verde en la casa para el esparcimiento de sus habitantes. Pero si por el contrario al comprador le ofrecemos: una climatización natural, un bajo o nulo deterioro de la cubierta en el futuro, una zona verde, en la posición más alta de la casa como lugar de esparcimiento y entretenimiento, ¿no es seguro que el precio del inmueble sufrirá un notable incremento, aunque sólo sea por los metros cuadrados ganados en superficie útil?. La revalorización del inmueble es un hecho constatado en países donde la construcción de la cubierta ecológica ya se ha implantado. Estéticamente es también un valor añadido.