Piscinas

piscinasDar un par de brazadas por la mañana en tu propia piscina, es el sueño de muchos. Una piscina proporciona la sensación de estar de vacaciones, además de aportar bienestar. Tanto el diseño, la construcción como los accesorios ofrecen posibilidades ilimitadas, únicamente hay que tomarse un poco de tiempo para el cuidado de la misma, lo mejor, hacerlo regularmente, una vez por semana. Pero no se asusten, el mantenimiento de Piscinas no es difícil.

Foto: Piscinas en propiedad

Piscinas Prefabricadas

Las piscinas prefabricadas representan una alternativa muy económica, ya sea enterrada/semienterrada en el jardín o elevada sobre el césped. Existe una gran variedad, tanto en cuanto a la forma, como en cuanto al tamaño y debido a la rapidez en su colocación, garantizan pronto un buen chapuzón. Hay que distinguir entre piscinas de PVC resistentes, pero a la vez flexibles (similar a la lona de un estanque), en las cuales la presión del agua se soporta por medio de refuerzos verticales, que mantienen firme el vaso de estas piscinas. Son fácilmente instalables en el jardín y no requieren ayuda profesional. Otro tipo de piscinas prefabricadas son las enterradas en el suelo, los vasos suelen ser de PVC duro y se adhieren al suelo mediante una mezcla de cemento y arena. Estas tienen la ventaja de ofrecer un conjunto más estético, además de evitar subir y bajar escaleras para acceder o salir de la piscina. Los fabricantes de piscinas prefabricadas se encargan, normalmente, de la colocación de la misma, incluida la instalación técnica.

Piscinas cubiertas

Así como las piscinas prefabricadas mantienen un coste razonable, las piscinas cubiertas tienen un coste muy elevado. En el caso de piscinas cubiertas, además de los equipos habituales de una convencional, hay que instalar equipos de ventilación y de deshumidificación, asegurando así que la gran cantidad de humedad que se crea en el ambiente (vapor), pueda alcanzar el exterior sin necesidad de abrir puertas o ventanas. El sistema de ventilación tiene, en el mejor de los casos, un intercambiador de calor integrado, que extrae el calor del aire y entregándolo al aire seco de nuevo, que entra desde fuera mediante conducciones. Para este tipo de piscinas se recomienda una cubierta o manta térmica, no sólo para evitar la humedad excesiva, sino también para impedir el escape de productos químicos del agua, especialmente del cloro.

Las escaleras

Muchas piscinas estandarizadas cuentan con una abertura semicircular en una de las cabeceras, que permite integrar una escalera de obra, conocida como escalera romana. Las escaleras de la piscina pueden ser de obra o de acero inoxidable. Lo más recomendable: instalar/construir las escaleras de la piscina en lugares donde no interfieran después, sobre todo en piscinas con manta térmica o cobertor flotante: la instalación de una escalera de acero inoxidable que sobresalga del borde del agua, impedirá que la manta térmica pueda enrollarse o desenrollarse. Las escaleras de la piscina pueden empotrarse en pequeños nichos (piénselo bien antes, suelen ser difíciles de limpiar); o bien se puede optar por una escalera de obra, pero sin barandilla.

Las Piscinas Naturales

Las piscinas naturales tienen mucha aceptación y su uso esta cada vez más extendido, se trata de estanques (con plantas), que pueden ser utilizados como piscina: piscinas naturales al aire libre. El principio es sencillo: se proyecta una zona de baño, a la cual se agrega otra superficie como estanque “natural”. Esta será una zona poco profunda donde se realiza el filtrado, (mínimo 80 cm). En esta zona, las plantas y microorganismos se encargan de purificar y filtrar el agua de manera biológica.

Las piscinas naturales, en comparación con piscinas convencionales, son mucho más agradables, porque no hay que añadir apenas productos químicos al agua. En la zona de filtrado no se puede nadar, por eso se debe separar la propia piscina, normalmente, mediante un muro que quede justo por debajo del nivel de agua. La piscina natural no está libre del todo de las instalaciones técnicas, en la zona del estanque se recomienda servirse de un skimmer, para purificar el agua de la piscina mediante un filtro de arena y una bomba y devolverla una vez purificada a la piscina.

En general, la construcción de piscinas naturales, representa más esfuerzo que hacer un sencillo estanque de jardín, ya que necesitan el doble de espacio, lo cual se suele transmitir en costes. Sin embargo es una buena alternativa para los que quieran evitar tener que nadar en Piscinas tratadas con química (cloro, antialgas, anitfloculante …).