Calefacción

calefaccionLa calefacción en la casa es ya algo habitual y contribuye a aumentar el confort de nuestras casas. Existe una gran variedad de sistemas, pero hemos de mencionar que en la construcción moderna de casas, apenas se instalan calefacciones utilizando – total o parcial – la tecnología de energías renovables. Lamentablemente los gobiernos no incentivan demasiado (o nada) el uso de energías renovables: eólica, solar o hidráulica.

Foto Aún muy extendida: Calefacción de gasóleo

Sistemas de Calefacción Combinados

El sistema es fácil: Una caldera produce calor y calienta un circuito de agua. Éste circuito accede a radiadores que emiten el calor producido por la caldera, y devuelven el agua fría para volver a calentarla. Los sistemas de calefacción combinados (calderas) son una buena alternativa a la producción de calor, ya que pueden combinarse diferentes tipos, y puede hacerse uso incluso de la energía solar. Los sistemas combinados de calderas pueden producir incluso su propia electricidad (o al menos parcialmente), si anexamos al emisor de la caldera un generador de luz (Mini caldera de ciclo combinado). La obtención de calor mediante sistemas de ventilación de las casas no es tampoco nada despreciable y debería de utilizarse en cualquier caso. En estos sistemas, se extrae el calor del aire saliente para poder añadirlo al aire entrante (a través de intercambiadores de calor). El aire renovado desde el exterior entra casi calefactado, lo que significa un considerable ahorro al no tener que calentarlo nuevamente. Incluso es posible mediante estos sistemas calentar partes de nuestra Agua Caliente Sanitaria. Como ven existen en la actualidad variados sistemas, que combinan diferentes fuentes de calor y ahorran gracias al medio previamente calefactado. Es precisamente la interconexión de diferentes sistemas – sin exceder del presupuesto – lo que podemos llamar una “casa ideal” a efectos de ahorro energético, sin que por ello merme el bienestar de sus moradores.

Calderas Calefactoras de Condensación y Calderas de Calefacción

La diferencia entre la caldera calefactora de condensación y caldera de calefacción, es que con la caldera de condensación conseguimos una mayor eficiencia, porque se aprovecha parte del calor latente de los gases de combustión al condensar el vapor de agua contenido en estos gases. Existen calderas de condensación y calderas calefactoras que utilizan como combustible pellets, gas o gasóleo. Las calderas de condensación prevalecen sobre las calderas calefactoras porque reducen las emisiones contaminantes y consumen menos energía que las calderas convencionales.

Calefacción de Gasóleo

El sistema de calefacción más común sigue siendo la calefacción de gasóleo. Las razones son muy sencillas: el transmisor de energía es comparativamente, más barato, se puede transportar y almacenar fácilmente. A 75 céntimos el litro (año 2011), es difícil que surjan competidores. Además los quemadores modernos de fuel, son muy económicos en el consumo de combustible, y el almacenaje de Gasoil no significa un mayor problema (tanques enterrados). Debemos distinguir entre calderas de calefacción de gasóleo y calderas calefactoras de condensación a gasóleo.

Aceite Vegetal para la Caldera de Condensación

Las materias primas vegetales renovables pueden utilizarse como combustible para calderas, como el aceite de colza – uso similar al de gasóleo -. En las calderas de condensación, se puede quemar incluso aceite usado filtrado. La combustión de aceite vegetal ha sido una opción interesante – incluso subvencionada por la Unión Europea – pero debido a un aumento constante de la demanda, ha provocado que, de manera irresponsable, se hayan sembrado grandes extensiones de terreno con colza, en lugar de dedicarlas a la producción de alimentos como cereales, entre otros. El hambre en el mundo hace que ésta sea por tanto una cuestión discutible.

Caldera de Gas

El gas quema mejor que el aceite, ya que apenas quedan residuos. La caldera a gas (caldera de condensación) puede alcanzar una eficiencia energética de más del 90%, una alternativa muy ecológica, por lo que a productos de combustión se refiere. La calefacción con gas natural es muy eficaz, las calderas de gas son muy pequeñas, se pueden instalar en cocinas o baños, una buena opción para ahorrar espacio.

No obstante, el gas no es muy popular, porque es almacenable sólo bajo presión. Para su calefacción de gas necesita un tanque en el jardín, para almacenarlo en forma de gas líquido, o bien mediante una conexión de gas natural en la casa. Evidentemente esta solución no es apta para todo el mundo. Además se trata de un combustible fósil, no renovable y por lo tanto no está siendo subvencionado, a pesar de ser una de las mejores opciones en la actualidad.

Caldera de Biomasa: Pellets

La caldera de biomasa (= pellets) está experimentando actualmente un gran interés, se trata de un recurso renovable y disfruta de subvención estatal. Los pellets son residuos de madera, procedentes de la industria, se disuelven en agua, se prensan y se secan, dividiéndolos en partes muy pequeñas. Los pellets se almacenan y transportan fácilmente, y su uso en la caldera está totalmente automatizado. Muchas calderas permiten una combustión simultánea de madera y pellets. Para muchos este sistema es una buena alternativa, en cuanto a sistemas de calefacción Sobre todo en Alemania se ha puesto de moda este tipo de calderas de biomasa, con Pellets, como combustible.