Alarma

alarmaTener una alarma en casa es ya un estándar, sobre todo si quiere construir su propia vivienda unifamiliar. Los sistemas de alarma han evolucionado enormemente –igual que otros sistemas, con el único propósito de “tecnologizar” nuestras viviendas-, y ahora su servicio se combina con la domótica y los todopoderosos Smartphone. Existen sistemas de alarma asombrosamente baratos, con cámaras, teclado y detectores incluidos, permitiéndole ver imágenes de su hogar a través de su Smartphone.

Foto: Alarma

Detectores de Alarma

El sistema más simple es la instalación de detectores de alarma enfrente de las ventanas, todos interconectados entre sí – inalámbrico o por cableado – y conectados a una central de monitoreo, con una amplia oferta de servicios. Éstos sistemas se gestionan mediante teclado numérico o magnetos para activar o desactivar la alarma. En caso de robo, los detectores emiten una señal, que origina el salto de la alarma. Los sistemas de alarmas suelen estar conectadas con centrales de alarma externa (24h de atención), y en el caso de un salto, intentarán ponerse en contacto con Ud, y en última instancia pasan un aviso a la Policía para que acuda al lugar, donde saltó la alarma. Estos sistemas estándar y asequibles –pensados, sobre todo para hogares más pequeños como pisos – existen con o sin cámara de fotos. Pero esos sistemas de funcionamiento mediante detectores, tienen la gran desventaja, de que su manejo es bastante complejo, y por eso, el propietario tiende a no utilizarlo como debiera. Su funcionamiento está basado en “zonas”, por lo que la zona o espacio no habitado debería de estar activa. Por ejemplo, si vemos la tele en el salón, debería de estar activada la alarma en el dormitorio, mientras que si estamos durmiendo se activará el resto de la vivienda, excepto la del dormitorio. Resumiendo, si utilizamos estos sistemas debidamente, tendríamos que estar continuamente dando al teclado. Si no conectamos la alarma en las zonas que no utilizamos, brindamos a los ladrones la oportunidad de poder entrar a nuestros hogares, sin que salte ninguna alarma. Y es precisamente, a mediodía – entre las 14 y las 18:00h cuando más robos se cometen, precisamente el horario en el que el sistema de alarma no suele estar activado. Aunque esos sistemas de detectores funcionan bien (siempre y cuando no estén desactivados), permiten, sin embargo, una fácil manipulación: su funcionamiento basado en radiación infrarroja posibilita a los cacos más listos, esquivar su sistema, un traje metálico evita los detectores “estándar”.

Protección Fachada

Existen otros sistemas que reaccionan en cuanto se detecta la entrada de un intruso, incluso el intento de intrusión en algún módulo que da al exterior – puertas o ventanas. Estos sistemas se dotan con sensores de contacto que detectan cualquier manipulación. Para poder instalar este sistema es necesario interconectar cada una de las ventanas mediante un cable que posteriormente se conecta entre sí, en un teclado. Se recomienda negociar con el especialista de ventanas y puertas, ya que éstas deben de estar provistas de esos contactos que posteriormente se utilizarán para la alarma. Este sistema es muy útil porque puede estar conectado todo el día, y nos podemos mover libremente en nuestros hogares sin tener que manejar continuamente el teclado. Son asimismo compatibles con sistemas detectores, que podrían completar el sistema de alarma en su casa… Éste sistema por contactos de ventanas, supone un problema en verano, cuando mantenemos las ventanas abiertas para ventilar nuestras casas. En este caso, la alarma quedará desactivada, permitiendo a los ladrones entrar en nuestros hogares. Aún así, es más recomendable este sistema de contactos que el de detectores, por otro lado considerablemente más caro que el anterior.

Sistemas de Alarma Complejos

Son los que protegen realmente nuestras casas de intrusos. Son sistemas pensados, sobre todo para viviendas unifamiliares, rodeadas por grandes jardines. Esos sistemas funcionan mediante contactos del mismo cerramiento de la parcela: la alarma saltaría en cuanto se detectara un intento de manipulación de la valla de la parcela. Por lo que permitiría una reacción inmediata (llamada a la centralita / policía), por parte de los moradores de la casa, antes de que los posibles asaltantes consigan llegar a la vivienda. Esos escasos segundos, a veces son un criterio importante para que la policía pueda ayudar, en el momento que salta la alarma, dado que el ladrón aun no se encuentra dentro de la vivienda. Si complementamos este sistema, añadiendo otros sistemas (ver más arriba) o video vigilancia, podemos tener un buen sistema en nuestras casa. Estas tecnologías son demasiado complejas para la mayoría de los ladrones, por lo que ni siquiera lo intentarán. Como de costumbre, el mejor sistema es casi siempre también el más caro.

Cámaras y Video Vigilancia

Los sistemas de video observación son cada vez más fiables y permiten una mejora importante en los sistemas de alarma. Tenemos ya, en nuestros Smartphone, una calidad de imágenes asombrosa, además contamos con medios cada vez más sofisticados y de más alta calidad. Pero no se engañen: la video vigilancia no sirve solamente para vigilar a posibles intrusos, cuando usted se encuentre fuera de su casa, el sistema también nos vigila a nosotros mismos cuando estamos en casa, lo que, sin duda, es un tanto molesto porque interfiere en nuestro espacio íntimo. Cada uno es muy libre de pensar lo que quiera, pero yo, personalmente, no deseo cámaras de video vigilancia en funcionamiento, cuando estoy en mi casa.

Video vigilancia del todo a 100

Hay algunos que se han decantado incluso por comprar cámaras de video vigilancia en los comercios “todo a 100”, fijándolos en las fachadas de sus casas/parcelas. Puede ser eficaz como método preventivo, aunque sólo sirva para asustar, resulta muy difícil distinguir una cámara falsa de una de verdad, porque incluso llevan incorporada su lucecita roja de funcionamiento. Ya saben: el principio de cualquier sistema de alarma es “ahuyentar” a los ladrones, no luchar contra ellos, cuando ya están dentro de nuestras casas. Siguiendo este principio, parece ser una alternativa para el monedero más modesto, adquirir esos aparatos “made in China”.