Hipoteca

hipotecaUna hipoteca es un préstamo otorgado por una entidad de crédito, poniendo como garantía un inmueble, normalmente la casa. Precisamente y debido a esta garantía pignoraticia (activo), la entidad financiera, proporciona un tipo de interés más bajo que el “habitual” en otro tipo de préstamos. Una vez aceptada la oferta vinculante de la entidad, se procederá a formalizar el préstamo en escritura pública y a su inscripción en el Registro de la Propiedad.

Hipoteca: dinero a cambio de una garantía

Hipoteca a interés fijo

En España y EE.UU el tipo de interés suele ser variable, mientras que en Alemania es normal que los bancos concedan créditos a un interés fijo y el interés en una hipoteca a interés fijo, suele fijarse para un periodo mínimo de 10 años, en épocas de bajo interés, incluso hasta 15 años. Cuanto más largo sea el periodo de tiempo establecido a interés fijo, mayor será el interés de la hipoteca.

Ahora bien, el tipo de interés fijo, no es tan constante, como se pretende creer: pasados 10 ó 15 años, hay que volver a renegociar con el banco condiciones nuevas. Aún y cuando ya se haya amortizado parte del capital prestado (se calcula alrededor de un 2% / año + amortizaciones parciales), el tipo nuevo de interés, después de 15 años, puede mejorar o empeorar. Dado que el dinero está ahora, en su precio más bajo, seguramente el tipo de interés podría experimentar subidas. El problema podría encontrarse, en que rijan tipos de interés altos en esos 15 años, entonces la financiación de un crédito nuevo supondría para usted condiciones peores. Lo que conllevaría un aumento importante en los costes.

En principio para una hipoteca a interés fijo: uno sabe cuál es su posición y no hay que ponerse nervioso, en el caso de un incremento en el tipo de interés. Las cuotas a pagar seguirán siendo las mismas, durante el plazo acordado.

Hipoteca a Interés Variable ….

En España y en Estados Unidos, son más habituales las hipotecas a interés variable. Los indicadores en los que se basan las entidades financieras son varios, bien se puede optar por el tipo de interés interbancario o de Cajas de Ahorro (IRPH- CECA), o bien, por el índice de referencia más conocido y utilizado Euribor (zona del mercado interbancario de la moneda europea).

A pesar de que, el préstamo hipotecario a interés variable, en un principio no fue bien aceptado, ha sido a partir del 2001, donde claramente se ha impuesto como ganador. Las hipotecas a interés variable se calculan a partir de la tasa aplicable en cada momento (por ejemplo, Euribor + 0,5%), y no, según las perspectivas especulativas de un banco. Por consiguiente, podemos verlo como un tipo de financiación más honesto, pues usted paga lo que el dinero cuesta en realidad. En el caso de un préstamo para la construcción a interés fijo, se incluyen en los cálculos, las primas habituales, factores de riesgo y márgenes, los bancos siempre se cubren ante el “peor de los casos”. Si comparamos ambos tipos de préstamos, durante los últimos 10 años, la conclusión final será que el crédito a interés variable ha sido mucho más barato que el fijo.

..Y los riesgos

Ahora mismo nadie sabe, cuál será la evolución futura de la inflación. Para créditos a la construcción a 10 años, se calcula un interés menor del 4%, incluso las mismas entidades crediticias parten, a medio plazo, de un índice de referencia bajo. Yo recomiendo la hipoteca a interés variable para la financiación de la construcción de la casa, aunque, eso sí, utilizando más capital propio, a fin de poder hacer frente a posibles imprevistos o subidas en los tipos de interés. En el caso de optar por el modelo variable, un incremento en los tipos de interés en la fase inicial de la amortización del préstamo, puede conducir al pago de cuotas mensuales mucho más altas.