Placas solares para el hogar

placas solaresExisten dos maneras de utilizar las placas solares para la energía solar: como fuente calorífica para sistemas térmicos solares (calentamiento del agua para uso doméstico) y como fuente de electricidad para sistemas solares fotovoltaicos. Lo más conveniente es montar las placas solares en el tejado, integrándolos en la cubierta de teja, existen incluso placas solares en forma de tejas para absorber la energía solar.

Foto: Orientación sur: placas solares en la cubierta

Tecnología Madura y Fiable: Energía Solar Térmica

El sol es calor: cualquier manguera negra de jardín, colocada al sol durante medio día, demuestra de manera sencilla, la generación de agua caliente, y así de simple funcionan las placas solares. La energía solar térmica. Consiste en el aprovechamiento de la energía del sol mediante las placas solares para producir calor y aprovecharlo para la producción de agua caliente destinada a consumo de agua doméstico. Alrededor del 25% del consumo total de energía en las viviendas corresponde a la producción y suministro de agua caliente.

La tecnología solar térmica es una tecnología madura que ha experimentado un espectacular avance los últimos años. Las placas solares de la última generación son muy fiables y duraderas, y la instalación de las placas solares es muy sencilla. El calentamiento del agua por las placas solares y la calefacción solar, son ya un éxito. Dado que las placas solares para calentamiento de agua son muy voluminosas, habrá que tener en cuenta este aspecto en la planificación de inmuebles de viviendas, de lo contrario una instalación posterior podría provocar efectos secundarios desagradables (la orientación de las placas solares siempre hacía el sur).

Tecnología solar: las placas solares

El sistema es muy sencillo: Los sistemas de energía solar térmica están compuestos por placas solares que absorben la energía emitida por el Sol. Las placas solares transmiten al fluido caloportador (normalmente agua) que se encuentra dentro de los tubos oscuros del colector. Todo esto en un circuito cerrado impulsado por una bomba. A los fabricantes les gusta nombrar a las placas solares “colectores de alto rendimiento”, pero el principio es siempre el mismo. Es importante que las placas solares lleven incorporada una válvula de seguridad. Esta válvula permite limitar la presión del fluido dentro del circuito y así proteger los elementos de la instalación. Podría suceder que hubiera una caída de electricidad, pero las placas solares, continuarían calentando el agua con lo que la temperatura en el colector podría sobrepasar los 130 ° C, una presión demasiado alta que dañaría la instalación.

El fluido caloportador ingresa luego al depósito de acumulación, en el cual a través de un intercambiador de calor cede su calor al agua caliente sanitaria (ACS) de consumo, que se encuentra en su interior. Este fluido, se impulsa mediante una bomba y se dirige desde nuestro tanque de agua caliente otra vez a las placas solares. La bomba se acciona a través de una sonda, y sólo se pone en marcha en el caso de una diferencia de la temperatura considerable, de unos 10 grados centígrados, entre las placas solares y el depósito de ACS.

Para la obtención de energía solar térmica para cinco personas, se calcularían aproximadamente 3-4 placas solares y un depósito de 400l con el correspondiente dispositivo de control solar para días nublados. Todos los fabricantes conocidos han encontrado soluciones viables en este sentido.

Sistemas Solares Combinados

Se han obtenido buenas experiencias con las placas solares, pero el día que falte la luz solar debe ser recalentado por alguna fuente alternativa, como, por ejemplo, una bomba de calor, resistencia eléctrica o de gas. En el caso de tener que calentar el agua con una fuente alternativa, no se calentarían los 400l de volumen del depósito (demasiado caro) sino aproximadamente la mitad. Por eso la tubería de agua calentada previamente por una fuente alternativa se conectará a media altura del depósito, la otra mitad de la parte inferior permanece fría, hasta que vuelva a salir el sol y podamos obtener nuevamente energía solar a través de las placas solares. En la técnica solar se prevé una amortización de 5 a 7 años, calculado sin tener en cuenta aumentos de los precios de las energías convencionales.

Centrales Térmicas Solares y Térmica solar de agua salada

Las centrales térmicas solares tienen un funcionamiento parecido (las placas solares, combinadas con depósitos), aunque otro propósito: producen electricidad mediante la presión del vapor del agua caliente, que acciona la turbina eléctrica. Las placas solares, que aquí se utilizan, tienen un sistema parabólico, que mediante espejos concentran los rayos solares o energía solar en un punto focal, generando altas temperaturas para calentar el fluido. Las centrales térmicas solares funcionan, naturalmente mejor en el sur, por ejemplo, el sur de España. Están previstos grandes proyectos en el desierto del Sahara, como el DESERTEC.

También es importante mencionar las centrales solares térmicas de agua salada, que se construyen cerca del mar. Con el agua salada se produce agua caliente y vapor, y se genera electricidad como se ha descrito anteriormente. El calentamiento solar de agua salada mediante energía solar, tiene sin embargo otras dos ventajas notables: En primer lugar, con este tipo de centrales energéticas se puede obtener agua potable, puesto que la sal no se disuelve con el vapor. Otro aspecto positivo: el sistema produce una gran cantidad de calor residual, que puede ser utilizado para calentar los invernaderos. Cualquiera que conozca el área alrededor de Almería, también conoce las grandes superficies de invernaderos, por lo que esta tecnología debería debería de tenerse más en consideración.