Energía Solar fotovoltaica

Energia solarExisten varios sistemas que permiten utilizar la Energía Solar. Para obtener directamente la generación de corriente se utiliza el sistema fotovoltaico – es decir la producción de energía a través de la radiación solar sobre pequeñas células de silicio, que a su vez inician una reacción química produciendo energía a escala mil voltios. Conectadas en línea varias de estas células fotovoltaicas, van sumando mil voltios hasta conseguir al final una considerable fuente de energía.

Foto: conviene utilizar energia solar

Sin embargo, aún echamos de menos sistemas de Energía Solar mediante sistemas fotovoltaicos que suministren Energía de forma económica. Este es el motivo, por el cual esta fuente de energía aún debe de recibir subvenciones del estado (es decir de todos los que pagamos las facturas a Endesa u otras compañías), caso contrario no serían viables. El problema de este sistema de Energía Solar radica en que la materia prima y la producción es cara (las placas fotovoltaicas) y el rendimiento es bajo. El coste de la energía fotovoltaica además de ser muy alto, suele ser incluso objeto de robo, resulta casi imposible vigilar estos sistemas para evitar los robos y en muchos casos imposible su posterior localización. Resumiendo esto, pongo en duda que algún día la energía fotovoltaíca sea un sistema fiable y económico, capaz de producir una considerable cantidad de Energía.

Energía Solar Térmica

La energía solar térmica suele utilizarse mucho, sobre todo desde que la legislación obliga a todo promotor individual o comercial el uso de la Energía Solar para la producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS). El sistema es tan simple como funcional: Una tubería se expone a la radiación solar, que la calienta hasta alcanzar una cierta temperatura. Posteriormente, la energía solar obtenida se aplica al agua sanitaria mediante intercambiadores de calor. En países como España, estos sistemas de energía solar suelen funcionar bastante bien y la inversión inicial suele amortizarse en aproximadamente 5 a 7 años. La Energía Solar Térmica puede utilizarse de múltiples formas.

Energía Solar térmica de baja temperatura

Consiste en tuberías negras que se instalan sobre el tejado o terrenos inclinados mirando hace el sur y su misión es conseguir una temperatura de un máximo 35ºC. Mediante este agua caliente puede fácilmente calentarse una piscina, si bien se calcula que la superficie de piscina debería ser la mitad de la superficie de tubería empleada, expuesta al sol. La Energía Solar térmica empleada a baja temperatura se utiliza sobre todo para calentar piscinas, ya que una temperatura inferior evita posibles quemaduras.

Energía Solar térmica para producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS)

Es lo mismo que hemos visto en el apartado anterior, si bien se obtiene una temperatura más alta. Se recomienda calentar los depósitos de Agua Caliente Sanitaria (ACS) una vez por semana a 70 ºC, para impedir la aparición de bacterias. Para ello se emplean placas solares, que suelen ser tuberías de color oscuro con una placa de cristal por delante, de manera que las tuberías puedan alcanzar una temperatura superior. Una vez conseguida una cierta diferencia de temperatura en el circuito solar, nuestro Sistema de Energía Solar térmica se pone en marcha mediante una bomba, que hace circular el agua, calentada previamente, hasta llegar al intercambiador de calor en el depósito de agua caliente. Una vez aplicado el calor, el agua ya enfriada vuelve a reenviarse para que vuelva a pasar por la placa solar (=el Colector solar) donde nuevamente se calienta mediante la acción solar. Cuando se alcanza una diferencia de temperatura inferior a 6 ºC, el motor de circulación se para. En caso de no poder disponer de la radiación solar (días de lluvia), el sistema necesita tener una alternativa para calentar el agua, bien mediante una resistencia eléctrica u otro medio de producción de Agua caliente. La Energía Solar térmica funciona durante décadas, en mi profesión como Arquitecto he visto sistemas, que funcionan desde hace más de veinte años, por lo que es absolutamente recomendable invertir en los mismos.

Energía Solar a gran escala

La Energía Solar térmica puede emplearse también a gran escala para la producción de corriente que alimente la red eléctrica del país. Con el mismo calor del sol se calienta una tubería con un líquido refrigerante que calienta un depósito. Y cuando éste, alcanza la temperatura de evaporación, comienza a producir vapor y presión, que a su vez mueve una turbina (un poco como aquella antigua máquina de vapor de las locomotoras del siglo XIX). Existen varias formas de Energía Solar térmica, en Almería existe una planta de Energía Solar Térmica a modo de investigación, inaugurada en el año 1983 y todavía sigue funcionando. O la actual planta de Energía Solar, más grande del mundo en Sanlúcar (Sevilla) – inaugurado en el 2009 – que focaliza la Energía Solar mediante espejos girables hacia una torre. Si bien el sistema sigue siendo el mismo que anterior, ya que lo que se pretende con esta focalización del sol es producir un gran calentamiento del liquido de refrigeración, que posteriormente será utilizado para producir vapor y poner en marcha las turbinas. Seguimos esperando la puesta en marcha del proyecto de proyectos utilizando la energía solar térmica, el llamado DESERTEC, proyecto de enormes dimensiones que la UE pretende poner en marcha en el Sáhara del Magreb.