Ahorrar Energia

ahorrar energiaPrevio a las discusiones sobre la energía a utilizar, lo primero que debemos estudiar es cómo ahorrar energía. Existen varios puntos básicos que debemos de tener en cuenta a la hora de edificar: cuánto más esfuerzo pongamos en impedir que la Energía se escape de la casa, más habremos conseguido para proteger los recursos naturales, además de ahorrar energía y dinero. Ahorrar Energía no es tan difícil como se piensa, pero necesita un estudio determinado previo al comienzo de las obras.

Foto: ahorrar energía es necesario

Al mismo tiempo debemos concienciarnos y recapacitar sobre nuestros hábitos diarios. Ahorrar energía significa también un pequeño aumento en los costes de construcción, sin embargo éstos suelen amortizarse en pocos años, teniendo en cuenta que el coste de la energía sigue subiendo continuamente.

Ahorrar Energía: Hábitos

Por un lado ahorrar energía significa mayor coste de construcción, pero también debemos reflexionar sobre ciertos hábitos del día a día. El consumo más alto de Energía es indudablemente la climatización y la preparación de agua caliente sanitaria. Solo esto último, se calcula que aproximadamente el 25% del total de la energía que consumamos en nuestras casa se necesitan para el agua caliente sanitaria. Ahorrar energía significa por tanto, menos climatización y un uso consciente del agua caliente, que proviene de las placas solares. Es importante comprar electrodomésticos con Certificado de eficiencia energética. Estos certificados son obligatorios para todos los electrodomésticos en la UE, y permiten al usuario saber más sobre el comportamiento de los diferentes aparatos en nuestras casas, y por ende ayudan a ahorrar energía. Clase A o A+ significa mejor comportamiento frente a los de clase D o peor. Los mayores consumidores de energía en nuestros hogares – tras la climatización y agua caliente sanitaria (ACS) – son las neveras frigoríficos, lavadoras, lavavajillas y placas de cocina. Conviene pues, cerciorarse y estudiar el Certificado de cada electrodoméstico. A la larga, lo que realmente cuesta es el coste que se genera día a día, no el costo de adquisición. Ahorrar energía significa pues utilizar esos aparatos conscientemente. Utilizar la lavadora y lavavajillas cuando estén llenos, si además cuentan con un botón “eco” deberemos de hacer siempre uso de él, ya que esto significa que necesita solo la mitad de Energía. Para la cocina es mejor la placa de inducción que la de Ceran, ya que suministra únicamente Energía cuando la necesitamos. Además la placa de inducción funciona con campos magnéticos y la de ceran convirtiendo la Energía en calor. Los campos magnéticos tienen mucho mejor aprovechamiento que una resistencia como la Ceran. Para el tema de iluminación es importante utilizar bombillas de bajo consumo, el que quiera evitar el uso de de bombillas de bajo consumo (contiene mercurio, que es muy tóxico) recomiendo utilizar LEDs, cuyos precios son cada vez más asequibles. Si utiliza agua caliente, calentada mediante Energía Solar, procure no encender innecesariamente la resistencia eléctrica, en la mayoría de los casos esta siempre encendida, su encendido se puede gestionar muy bien con un temporizador programable manualmente. Estos y muchos más hábitos ayudarán a ahorrar energía.

Aislamiento térmico

Una casa suele tener ventanas, principalmente para impedir que en invierno entre el frío. Caso de no disponer de ventanas, los espacios calefactados previamente, se enfriarían en seguida – con la consiguiente pérdida de energía. Éste concepto lo tenemos muy claro, y esto es – en pocas palabras – lo que se pretende con el aislamiento térmico de nuestras casas. Evitar que la energía de la calefacción escape, lo que supone ahorrar energía. Ahorrar energía significa consumir menos, obteniendo al mismo tiempo el máximo bienestar. Se consigue sobre todo con un buen aislamiento térmico. En Alemania, por ejemplo, es un estándar aislar los “envolventes” (cubierta, cerramiento, losas) con un grosor de 18 cm, este aspecto constructivo es sumamente importante. Aunque la climatología de un país centroeuropeo no sea complarable con la de España o la de la costa mediterránea. Lo más extraño es, que aún disfrutando de una climatología suave – al menos en el sur de España – gastemos más energía que en el país germano. En cubiertas, en cerramientos, en ventanas (doble e incluso triple acristalamiento), aislamiento de los marcos de ventanas, aislamiento térmico en puertas de entrada, debajo de la losa de hormigón de cimentación etc. Con estas medidas constructivas, no muy costosas, se consigue una casa bien aislada y precisará de mucho menos consumo de energía para calentarla en invierno y refrigerarla en verano. Ahorrar energía no tiene por qué ser costosa. Además de la casa en sí, deben aislarse muy bien las tuberías de las instalaciones técnicas, de agua (fría y caliente), la tubería de climatización / refrigeración / calefacción, al transportar un medio calefactor o refrigerante, pierde energía al pasar por las tuberías. Y la diferencia entre el empleo de un aislamiento térmico de 2 cm y uno de 10 cm de espesor no es muy grande.