Terrenos

Construir comienza por la búsqueda de los terrenos adecuados. Cuanta menos edificabilidad permita el PGOU – como hemos visto anteriormente – menos densidad tendrá la Urbanización, con el consiguiente aumento de valor de estas propiedades (mucho verde). Si pretende comprar uno de estos terrenos pequeños con alta edificabilidad, podría “aumentar” la superficie aprovechable de su jardín empleando un sistema de cubiertas verdes, en vez de la clásica cubierta de múltiples aguas.

Foto: Terrenos – Anuncios en el periódico

El significado de terrenos engloba también el corte de los mismos. Lo más idóneo de los terrenos sería la que combina más de los siguientes: terrenos con una leve pendiente y suave corte, en ángulo recto, con orientación sur o suroeste. Estarán ubicados en un entorno residencial de baja densidad edificatoria, rodeado de vegetación, cerca de una mediana o gran urbe próspera (muy recomendablemente Ciudades Universitarias), pero no demasiado alejado del centro de la misma.

El solar: Ubicación

Otros criterios para elegir el solar: los padres prefieren terrenos en lugares tranquilos y con jardín, mientras que los hijos buscan sobre todo la proximidad a la ciudad, los amigos y los lugares de encuentro. También: ¿hay comercios, consultas médicas y colegios cerca?, ¿transporte público para los desplazamientos?, o ¿se puede llegar al centro de la urbe a pie o al menos en bicicleta?, ¿se encuentra en una zona ya completamente estructurada o más bien se trata de una zona de nuevo desarrollo urbanístico?

Bajo el punto de vista de conservación del valor, recomiendo invertir en terrenos atractivos aunque parezcan caros al principio. No olviden: mejor terrenos pequeños en una buena ubicación que terrenos más grandes, pero muy apartados de la “civilización”. Hay que fijarse muy bien en el precio: ¿se han pagado todos los costes de urbanización del terreno o queda aún algo pendiente?

Yo, recomendaría adquirir un solar en una zona residencial o mixta. Se puede conocer con antelación quienes serán los vecinos, que tipos de instalaciones, comercios etc. existen. La ventaja de una zona residencial desarrollada y ya mayoritariamente edificada con una vegetación y jardines ya consolidados, y no habrá que temer las molestias por obras – ruidos, camiones, suciedad ….. Los terrenos que se ubiquen en una urbanización de reciente desarrollo tienen las desventajas de tener que sufrir todo esto a lo largo de unos años, lo que puede resultar muy molesto.

Terrenos en Ladera

Los terrenos en ladera se encuentran en zonas montañosas. Suelen ser terrenos muy atractivos, ya que ofrecen hermosas vistas a la ciudad o al campo (en el mejor de los casos también al mar o lago) lo que indudablemente aumenta el bienestar y el valor del inmueble. Los terrenos en ladera también tienen aspectos que se deben tener en cuenta: si el desarrollo del solar debe realizarse desde arriba (acceso del vial de la urbanización), resulta que el coche “disfrutará” de las mejores vistas, al tener que situarse el aparcamiento en el punto más alto de la casa. La distribución funcional de arriba hacia abajo, no es algo que guste a cualquiera (coche en la planta alta, estancias de la casa en planta baja y dormitorios en el sótano). Yo prefiero una distribución “normal”, es decir coche al sótano, plantas de estar en Baja y Primera. Evitaríamos la entrada gratuita de gatos, ratones o ladrones, si las plantas dónde se hace la vida, están un tanto elevadas sobre el rasante. En este tipo de desarrollo (vial de acceso arriba) también supone un considerable problema la conducción de aguas residuales, que deben de impulsarse hacia el saneamiento del vial (en este caso arriba), en contra del proceso natural. Aunque existen varios sistemas de impulsión (bombeo de aguas residuales) que pueden resolver este problema. Si bien, para un correcto funcionamiento necesitan energía eléctrica … Imagínense lo que puede pasar el día que falla el suministro eléctrico: las aguas residuales no serán enviadas a la red de saneamiento, sino que seguirán su curso natural impulsadas por la gravedad, en el peor de los casos a la planta que más baja estaría, según diseño: sótano. Igual de problemáticos son los fallos de la bomba o atascos. Por todo ello mi recomendación: elegir un terreno cuyo desarrollo urbanístico se haya realizado de abajo hacia arriba, es decir vial de acceso desde abajo, y la vivienda se desarrolla hacia arriba.

Terrenos urbanos

Se entiende por terrenos urbanos, los terrenos consolidados y urbanos, con sus aceras y alumbrado público funcionando, y provistos de todas las conexiones: agua, luz, teléfono y red de saneamiento, en el mejor de los casos incluso de un saneamiento separado. Aún así, existen urbanizaciones que tienen ciertas “pegas”, como aquí en Andalucía. Resulta que con la gran reforma de la ley del suelo en Andalucía han cambiado radicalmente las normas urbanísticas, y a pesar de que hace más de 10 años, que se aprobó la Ley del Suelo, siguen existiendo todavía una serie de urbanizaciones que están más o menos urbanizadas, si bien no han obtenido el Visto Bueno de la Junta de Andalucía (mediante PGOU) para que puedan llamarse suelos urbanos consolidadas. Aún así, parecen estar terminadas, pero sería imposible que el Ayuntamiento, que en su caso corresponda, pueda otorgar una licencia Urbanística de Obras, por la no terminación de la Urbanización. No quiero entrar en detalles, aún así recomiendo antes de comprar el mejor de los terrenos, contacten con un Arquitecto competente que pueda informarles sobre el aspecto urbanístico. Verán que es un dinero bien invertido, aún cuando suponga no poder comprar el terreno: se ahorrará una fortuna y muchos nervios.