Dormitorios

Los dormitorios, aunque sólo para dormir, son el espacio en el que más tiempo estamos a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, es precisamente la planificación de los dormitorios a la que menos dedicación prestamos. En el desempeño de mi actividad, como Tasador y Arquitecto, entro en muchos dormitorios, y siempre me impresiona ver su reducido tamaño. Y esto sucede, repito, con ¡el espacio más utilizado de la vivienda! Un dormitorio con menos de 14 m2 es inaceptable. Dormitorios con medidas más pequeñas resultan difíciles de decorar y de amueblar y debemos de tener en cuenta que las camas son cada vez más grandes y que la medida de 2m x 2m, se está convirtiendo en una medida estándar en los dormitorios modernos.

Dormitorios multiuso

No concibo que los dormitorios tengan un único uso, a mi personalmente me encantan los dormitorios que precisamente no parecen ser dormitorios. ¿Por qué utilizar un espacio tan valioso, únicamente para dormir? Yo abogo, más bien, por espacios multiuso – que sirvan para dormir, pero también para escuchar música, para disfrutar de espacios sin niños (¡sí!, los padres necesitamos también nuestro espacio), para ver la tele, como lugar de lectura, o incluso para navegar por Internet, con una mesita donde colocar el portátil. Precisamente por eso, recomiendo planificar los dormitorios con el doble de tamaño (mínimo 20 m2), y poder así darles otros usos. Se pueden poner separadores (estantes, muretes de un metro de altura, etc.), a fin de conseguir una ligera división entre esos espacios.

Dormitorios e iluminación

Quizás en ocasiones, no haya más opción, pero los dormitorios no deberían de estar orientados hacia el Oeste. Precisamente para evitar que el sol, en verano, caliente los cerramientos y sobre todo ventanas, con el resultado de un aumento innecesario de la temperatura en los dormitorios. Mi recomendación: ubicar los dormitorios hacia el norte o hacia el este, si no hay más remedio, también hacia el sur (con sombra constructiva como vuelos o porches) pero nunca al Oeste. Para garantizar una adecuada ventilación y una correcta iluminación, sugiero instalar grandes ventanas correderas, ya que, como hemos visto anteriormente, no tendrán exposición directa al sol. En el caso de orientación sur, deberán de contar con sombra (marquesina). Los dormitorios deben de tener una buena ventilación, para evitar posibles humedades y para facilitar la entrada de aire mientras dormimos.

Dormitorios y vestidores

El diseño de “armarios americanos” es cada vez más actual entre los arquitectos, incluidos normalmente en los dormitorios o contiguos a éstos. Se trata de un armario sin puertas, con excepción de la puerta de entrada. Son pequeños habitáculos, en donde la ropa queda a la vista, trajes, zapatos y otras prendas, y se ordena según el sistema de armarios que el fabricante de muebles nos ofrezca. Además de ser muy prácticos, ahorran espacio en los dormitorios, ya que así podemos prescindir de armarios voluminosos. Sin embargo, es recomendable que cada uno cuente con un armario americano personal, uno para él y otro para ella, a fin de evitar molestias en su utilización. Diseñar vestidores ventilados con ventanas, sería lo ideal, pero con la posibilidad de oscurecer los mismos (persianas), para evitar el deterioro de las prendas con la luz.

Dormitorios de ensueño

¿Quién no ha soñado con dormitorios que incluyen otros espacios independientes, separados por una puerta: una habitación contigua, desde la cual se accede a la zona de dormir, armarios americanos y un baño principal? La división de los dormitorios en espacios distintos e independientes es, sin lugar a dudas, lo ideal: zona de reposo, espacio para escuchar música, para ver la tele, para navegar en Internet. Los dormitorios modernos se van convirtiendo poco a poco en lugares donde poder aislarse, en refugios para los padres, “no go areas” para los niños.