Casas Ecológicas

casas ecologicasLa preocupación por el medio ambiente y el pensamiento ecológico han pasado a formar parte, desde hace unas décadas, del discurso social. Esta tendencia ha llegado también a la construcción y hoy nos parece inconcebible pensar en construir, sin pensar también en casas ecológicas. Pero, ¿cómo se definen las casas ecológicas?

 

Foto: Las casas ecológicas: más sostenibles y menos agresivas con el medioambiente.

¿Quién-Cómo-Qué?: Casas Ecológicas

A diferencia de las casas pasivas (edificio 0 energía), el concepto de casas ecológicas no se encuentra definido o regulado por ley. Existen propuestas que recogen una serie de parámetros y criterios de sostenibilidad ambiental con miras a fomentar la conservación del patrimonio medio ambiental, desde, por ejemplo, sistemas de eficiencia energética, uso sostenible de los recursos y bajo impacto ambiental de los materiales de construcción, hasta conocimientos de biología constructiva, a tener en cuenta durante la construcción de casas ecológicas u otros edificios. En el mundo anglo-americano se ha adoptado la denominación Green Building para la construcción de casas ecológicas.

Materiales de Construcción: Naturales – De Bajo Impacto Medio Ambiental

Resulta difícil creer que los materiales de construcción puedan contener tal cantidad de sustancias químicas: componentes añadidos al hormigón, contra la humedad o el moho, para un rápido secado o para su conservación. Pensemos también en los suelos de PVC, en las ventanas, en las pinturas para acero, etc. Sin descartar otros impactos relacionados con el consumo de energía, como por ejemplo la producción de hormigón o la eliminación de residuos.

La construcción ecológica significa utilizar materiales de construcción renovables, que aporten un balance favorable de CO2, no contaminen el medio ambiente y contribuyan al ahorro energético en su producción, como, por ejemplo, la madera. La producción de vidrio, acero o hormigón, por el contrario, tienen un coste energético muy alto. Así pues se debe evitar un consumo energético demasiado alto en la producción de materiales de construcción y contribuir a que estos materiales tengan el menor impacto medioambiental, o, mejor aún, que estén libres de sustancias contaminantes. La idea que está detrás de todo esto es: lo que es bueno para el medio ambiente también es bueno para los que viven en la casa. Todos somos conscientes del aumento de las alergias en las últimas décadas, que seguramente tendremos que achacarlo a los agentes contaminantes utilizados en la construcción de edificios y a la calidad, poco saludable, de los ambientes interiores.

Las casas ecológicas se construyen con sistemas y materiales respetuosos con el medio ambiente, observando en su construcción criterios bioclimáticos para reducir el consumo energético.

Una reflexión global

Las casas ecológicas son algo más que edificios. Igual que nosotros somos parte de un todo más grande, lo mismo puede valer para una casa. Una reflexión global es: pensar en ciclos. Desde su inicio hasta el final (donde el final es nuevamente el comienzo de algo nuevo). Para ser más concretos: en el balance energético ampliado, no sólo se tiene en cuenta la construcción de la casa, o los gastos corrientes de calefacción, sino también la posterior eliminación de residuos. Es ahí donde se puede ver el milagro de la alta tecnología de ahorro energético, conseguir que su funcionamiento sea lo menos contaminante posible y de mayor eficiencia energética. La ecología, no sin razón, es la “disciplina que estudia la economía de la naturaleza.” Más información sobre energía solar, eólica y energías renovables en el capítulo de vivienda y energía.