Arquitectos

La palabra proviene del antiguo griego y combina las palabras “arch” (= jefe) y “tekton” (obra, construcción o carpintero). Aparte de la propia edificación, hay Arquitectos especializados en Urbanismo, y otros asesoran sobre todo tipo de servicios en la obra. Existen pocas profesiones, donde las expectativas de unos profesionales y otras difieran tanto como en la obra: Unos quieren mucho trabajo a un precio moderado, y otros en cambio mucho dinero por menos trabajo. Somos nosotros mismos, los arquitectos, los encargados de moderar tales diferencias y procurar unificar las diferentes expectativas y conseguir así los mejores resultados.

Multitalento

Si bien la profesión ha ido transformándose con el tiempo, los arquitectos seguimos siendo las personas obligadas a saber de todo: asesoramos, proponemos, damos ideas, entendemos, regañamos, comprobamos, dirigimos…. Los mejores arquitectos son aquellos que mejor conocen lo relativo a una obra y todo lo que la rodea, comenzando por ser un buen diseñador, entender la obra mejor que nadie, conocer todos los materiales de obra, comprender y estar siempre bien informado sobre la legislación vigente, ser un buen psícologo, gestionar convenientemente los diferentes gremios y liderar a todas las personas, tan diferentes en la obra. Además es importantísimo que los arquitectos sean también competentes en lo concerniente al dinero, son muchos los cálculos y las certificaciones de las constructoras a las que deben de dar su visto bueno. No olvidemos que cuando hablamos de una constucción, estamos hablando siempre de inversiones considerables.

¿Qué tipo de Arquitectos busca Ud.?

Ya en la universidad pude observar que cada uno de los futuros arquitectos tenía una personalidad bien diferenciada: unos auténticos genios diseñando, otros con impresionantes capacidades en temas de economía y derecho, sin olvidar a esos talentos natos en la obra, a los dotados con una habilidades sociales considerables, o en los que domina principalmente un sentido práctico. Los Arquitectos que más habilidades pueden combinar a lo largo de su vida profesional, son los que mejor trabajarán después. Seguramente, éste será el motivo, por el cual los buenos Arquitectos superan los 40 años de actividad en su profesión. En la Universidad nos dijeron: “ …nosotros os enseñamos lo que no se aprende en la calle, lo de la calle podrán aprenderlo a lo largo de su vida profesional…. ““ y que razón tenían.

Fases

Los Arquitectos trabajamos por fases. En su día, el Colegio de Arquitectos elaboró unas fases de encargo, a las que los Arquitectos seguimos ligados. Estas Fases de trabajo comprenden el Diseño Previo (25% sobre la totalidad del proyecto), Proyecto Básico (15%), Proyecto de Ejecución (30%), Dirección de Obras (25%) y Documentación de Obra (5%). Podrá encargar a los Arquitectos para cada una de las fases de manera independiente o bien encargar el proyecto completo.

Arquitectos y Aparejadores

En España, para construir una casa, debe de contratarse, tanto a un Arquitecto como a un Arquitecto Técnico o Aparejador. Además, cada obra requiere un Proyecto de Seguridad y Salud, así como un encargado de Seguridad a pié de obra. Si los Arquitectos son los responsables de la documentación gráfica y las memorías, el Aparejador se encarga de la dirección de las obras. Por eso, una vez definido el Proyecto suficientemente, el Arquitecto o Aparejador proceden con la medición de la obra. Las mediciones son uno de los aspectos más importantes en el momento de comenzar una obra. De hecho, si un día se presentaran complicaciones y discusiones (¡y las habrá!), serán precisamente estas mediciones, las que se estudien detenidamente para verificar que es lo que estaba o no definido. En caso de que las mediciones se hayan realizado deficientemente, no faltarán las discusiones en el momento de realizar los pagos. Ya saben: todo lo que no está escrito, se entiende como no acordado; de lo hablado, al final nadie quiere acordarse. Entonces muy importante: realizar una definición exhaustiva de la obra, todo ello formará parte después del contrato de obras, según se haya definido será después el pago. Todo lo que no se haya incluido, no se ejecutará, o bien será un extra para Ud. Las mediciones no son otra cosa que un listado de calidades y materiales que se van a emplear en su obra. Y a mi entender, es Ud., el promotor privado quien también deberá de ocuparse de todo esto, incluso aunque le parezca muy complejo tener que entender todo lo ahí se indica. Las mediciones de una casa son parecidas al listado de calidades que le facilita el vendedor cuando encarga un coche nuevo. ¿Con climatización o no? ¿Volante Multiuso o el de siempre? ¿Metalizado o estándar? Si Ud. desea comprar un coche, se informa detenidamente sobre las calidades, por ello, me pregunto porqué los clientes no suelen ocuparse debidamente de las mediciones de su casa, cuando la inversión es mucho mayor. Recomiendo encargar un equipo de Arquitectos – Aparejadores acostumbrados a trabajar en equipo, y a estudiar concienzudamente las mediciones antes de adjudicar la obra (firma de Contrato de obras). Podrá darse cuenta que no es tan difícil, tan sólo un poco complejo.

Dirección de Obras

La dirección de Obras, no es para todo el mundo, a mí personalmente, me encanta estar presente y ver las ideas realizándose. Negociar con las Constructoras, reunirse con los involucrados en la obra, definir calidades, ver crecer la construcción; en definitiva para mí, observar la ejecución práctica de lo que un día fue mi idea es una sensación incomparable.