Discapacidad

discapacidadNo solemos pensar en la discapacidad, los que queremos construir nuestro hogar. Sin embargo, cuando se presenta una discapacidad, temporal o permanente, la construcción sin barreras se convierte en un tema de máxima importancia, sobre todo en edades más avanzadas. Por este motivo, y aún sin pensar que nunca estamos libres de sufrir alguna discapacidad, este aspecto deberá de ser tenido en cuenta desde el inicio del diseño.

Foto: Rampa de acceso para personas con discapacidad cerca de la escalera.

Construcción sin barreras: Normativa

Si todo se planifica desde el principio, en el momento que surja una discapacidad, por ejemplo locomotora, estará todo preparado para realizar las modificaciones que sean necesarias, sin que esto signifique costes muy elevados o cambios sustanciales en las viviendas. A pesar de los avances realizados en nuestras ciudades (en Andalucía regulado con el Decreto 72/1992 de 5 de mayo), aún se encuentran con demasiados obstáculos para personas con movilidad reducida, o discapacidad locomotora. Aceras demasiado estrechas para sillas de ruedas, calles y rampas con una más que una importante elevación, bordillos demasiado altos, peldaños, edificios sin ascensor. En el pasado, la construcción sin barreras no era ni siquiera considerada por urbanistas o proyectistas. Afortunadamente esto ha cambiado y hace 20 años se aprobó el decreto 72/1992, para dar más importancia a este tema, y reducir paulatinamente elementos en la construcción que impidan un acceso libre para todas las personas con o sin discapacidad. Construir sin barreras es hoy por hoy una norma, tanto en el sector público (calles, acceso a espacios y edificios públicos), como en la edificación de casas/viviendas. Según esta norma todos los espacios deben disponer de un diámetro mínimo de 1,50m (circular), para que el margen de maniobra de una silla de ruedas sea suficiente. En esta norma se establece también la inclinación máxima de las rampas: 6% (excepción hecha para aquellos casos en los que la rampa deba de hacerse para sortear un único peldaño, en cuyo caso podrá superar el 6%). Cuando la longitud de la rampa sobrepase los 6 metros, deberán de construirse rellanos (mínimo 1,50 x 1,50 m). Las manillas y cerraduras de las puertas se colocarán a una altura máxima de 85cm del nivel de soleria, formación de umbrales sin desniveles o topes y con un ancho mínimo de 90cm. La altura para las puertas será de 2,10m. Se define incluso la medida del aparcamiento de un coche: para usuarios de sillas de ruedas deberá de considerarse una medida de 1,50m de maniobra – a parte del aparcamiento en si.

Mucha atención al comprar una vivienda

Las normas para construcción para una discapacidad son un buen fundamento a tener en cuenta antes de comprar una vivienda. En caso de tener que ocuparse con una discapacidad, suele ser costoso adaptar nuestra vivienda a esta nueva situación. En muchos prospectos de venta podemos leer: adaptado para personas con discapacidad, mayores con movilidad reducida, usuarios de sillas de ruedas, residencia/viviendas para la tercera edad. Suele tratarse de publicidad tentadora, aunque en ocasiones no cumple lo prometido: Baños, puertas pasillos muy estrechos, estancias demasiado pequeñas etc. no precisamente adaptados a la discapacidad. Lo que constituye un motivo de preocupación importante, una vez comprado el inmueble. Obviamente, agrandar estancias, una vez terminado la construcción, implica costosos trabajos de reforma. Recomiendo pues pensar en discapacidad antes de comenzar la obra.

Vivir y vejez

La construcción sin barreras exige la eliminación de límites a la movilidad autónoma de las personas con alguna discapacidad. Personas con discapacidad locomotora encuentran un grave obstáculo en las escaleras, además de otros impedimentos para poder moverse con libertad en una silla de ruedas por la casa. En primer lugar debemos hacer inventario sobre las necesidades a cubrir en el caso de sobrevenir alguna discapacidad: ¿dónde se precisa actuar?, ¿cómo se pueden eliminar umbrales con desniveles o topes, peldaños de acceso al balcón?, ¿se puede transformar la casa unifamiliar en una casa para dos familias, de tal forma que la persona o personas con discapacidad puedan ocupar la planta baja y los más jóvenes la planta alta?

Lo que vale para la discapacidad puede emplearse también para los mayores, ya que las viviendas sin barreras son viviendas de fácil uso para las personas mayores. Duchas “walk in” sin escalones, puertas grandes, evitar peldaños, elevaciones u otros posibilidades de tropezar. Cuando piense en la construcción de su casa, aun siendo joven, deberá tener en cuenta algunos aspectos para cuando sea mayor y se produzca una discapacidad de movimiento, como por ejemplo: la anchura de 90 cm para las puertas, cuartos de baño espaciosos, antepechos de las ventanas a 60 cm sobre nivel del piso, para poder seguir disfrutando de las vistas al sobrevenir una discapacidad temporal o permanente que lo mantenga en una silla de ruedas.

Importante: se puede solicitar al seguro de asistencia, otros seguros u organismos oficiales, ayudas financieras, subvenciones, etc. para realizar la reforma de la casa o adaptación para personas con discapacidad o movilidad reducida. Más información sobre subsidios y otras ayudas en el capítulo Financiación y Subvenciones.