Cooperativa de viviendas

Una buena alternativa a la promoción existente, es la cooperativa de viviendas. Se trata de una asociación autónoma de personas, unidas de forma voluntaria, para la adquisición de suelo, promoción y construcción de sus viviendas, y todo esto sin promotor. La cooperativa de viviendas es la entidad promotora de la obra, compuesta por los futuros moradores del edificio a construir.

Foto: la Cooperativa de viviendas

Alternativa al promotor

La cooperativa de viviendas constituye una alternativa para muchos ciudadanos de disponer de una vivienda propia, además de que estas asociaciones no tienen ánimo de lucro. Suponen un ahorro importante en el precio de compra, y en realidad nunca he entendido bien como en España esta opción no es más utilizada. A mi entender es la mejor forma de construir, a precio razonable, individualizado y al gusto de los moradores del futuro inmueble.

Diversificar la promoción

Nuestros legisladores deberían de aprovechar para apoyar y ayudar en la adquisición de suelo urbano a los promotores pequeños y privados y participantes de cooperativa de viviendas. Esto serviría para obstaculizar el monopolio de las grandes promotoras principales beneficiarios en la construcción de edificios, a menudo impersonales y con una utilidad reducida. Teniendo en cuenta esta realidad, recomiendo modificar la ley del suelo, para un reparto más justo, equitativo y sobre todo más económico del suelo. El resultado sería una arquitectura más diversa, más funcional, más barata y sobre todo más en línea con el interés de los propietarios. La actual crisis de la construcción y el precio tan elevado de la vivienda y sobre todo del suelo nos brinda una gran oportunidad para reflexionar sobre este asunto.

Como funciona la Cooperativa de Viviendas

La cooperativa de viviendas es un modelo, en el cual varias personas (= la cooperativa) construyen sus propias viviendas, en un suelo compartido, de forma simultánea y coordinada, destinando los beneficios que obtendrían promotores y bancos a obtener mejor calidad arquitectónica, además de un importante grado de personalización. La cooperativa de viviendas se reúne, en primer lugar, para establecer la financiación de sus proyectos arquitectónicos, después la cooperativa de viviendas realiza la compra del terreno conjuntamente, para finalmente iniciar las obras de sus viviendas. La cooperativa de viviendas puede promover tanto viviendas libres como viviendas protegidas. La promoción de viviendas por cooperativas esta legislada en España en el Real Decreto 2028/1995 de 22 de diciembre.

Gestión de Proyectos

Una cooperativa de viviendas deberá de estar dirigida, además de por los directores técnicos de la obra como Arquitecto y otros – por un gestor del proyecto, que gestione y organice los diferentes intereses de cada uno de los integrantes de la cooperativa de viviendas. De no hacerse así, la cooperativa de viviendas se vería paralizada continuamente por los conflictos que inevitablemente aparecerán entre los socios (normalmente personas poco familiarizadas con temas constructivos) y que dificultan enormemente cada paso en la construcción. Construir, según este modelo, significa un ahorro importante, que supone el importante margen de beneficios de las promotoras (de entre 20% y el 30%). Se trata de un modelo de construcción de viviendas, que respeta la distribución / decoración elegida por cada uno de los auto promotores y ahorra costes de edificación y mantenimiento. La habilidad de gestores de proyectos y arquitectos puede hacer posible todo tipo de demandas. Según este modelo de autopromoción -la cooperativa de viviendas- se puede poner en práctica, no sólo las preferencias particulares, relativas a la construcción de la vivienda de cada uno, sinotambién aplicar nuevas ideas constructivas, como la energía regenerativa, etc. En primer lugar, los participantes en la cooperativa de viviendas deberán de conocerse antes de comenzar con el proyecto, evitando así el riesgo de entrar en una comunidad anónima de propietarios, sin saber antes quién va a ser tu vecino. El número de participantes en la cooperativa de viviendas debe de ser reducido, de forma que se pueda acceder a un elevado grado de personalización y habrá de informarse al colectivo sobre las consecuencias, que pueda tener el abandono de uno de los participantes, además de otros derechos y deberes.