¿Comprar Casa o Construir?

¿Comprar casa no es más barato que construir algo? Existe una gran oferta para convertirse en propietario de una casa: nueva construcción, de segunda mano, para reformar… ¿por qué no comprar una casa para reformarla? Pero ojo: Comprar casa incluye no sólo el coste de la compra, sino también el coste de las reformas o modificaciones que vayamos a realizar.

Foto: Comprar casa para reformar, en lugar de construir una

Comprar Casa: Costes

La dificultad de comprar una casa ya edificada, es tratar de conocer lo que no vemos, que tipo de estructura, cerramiento e instalaciones tiene, se trata de una obra existente realizada en su día de calidad. Luego aparecen en el desarrollo de las reformas sorpresas inesperadas: renovación de las instalaciones, cimientos insuficientes, humedades en cerramientos, etc. Todo defecto no detectado antes de comprar casa significa a posteriori un aumento de coste de la obra. Y si se trata de defectos estructurales, más costoso será la rehabilitación. En caso de que comprar casa es financiado mediante crédito hipotecario, pronto se llega los límites financieros que una reforma pueda tener, ya que para luego negociar con los bancos un aumento de la cantidad a hipotecar puede resultar difícil, si no imposible. En todo caso cambiarán las condiciones crediticias, ya que cuanto menos se fía el Banco de Usted, peor serán las condiciones a prestarles dinero. Resumiendo: Comprar Casa y reformarla, sí, siempre que se dispone de suficiente capital para poder financiar “las sorpresas” de aumento de costo de obra. Es que aparecerán.

¿Comprar casa o Alquilar?

Mientras en muchos países como en Alemania o Inglaterra la mayoría de la población vive en alquiler, España es todavía el país de Europa que más casas tiene en propiedad, es decir, en ningún país europeo el porcentaje de tener una propiedad es más alto que en España, superando el 80 % de la población que puede nombrarse propietarios de inmuebles. Con o sin crisis, es un logro memorable, comprar casa sigue siendo una inversión, sobre todo en España.

Argumento a favor del alquiler: un inmueble alquilado garantiza una cierta libertad del inquilino. Al fin y al cabo “la vida” da muchas vueltas y se producen cambios de circunstancias de ésta. Un cambio en el trabajo o puesto de trabajo, la ruptura del matrimonio, o el momento en el que los hijos abandonan la casa familiar, son los cambios sobre los que muchos piensan. Otra ventaja del alquiler: no hay pagos que deban hacerse para el mantenimiento de la casa: esa es la tarea del arrendador / propietario del inmueble.

Entre toda la discusión, existen tan solo una razón para alquilar una vivienda, que es la falta de liquidez suficiente como para adquirir su propia vivienda. No consigo entender que tener tu propia casa te incapacite para ser flexible cuando se produzcan cambios en tu vida. Se puede vender o alquilar cualquier casa, cualquier edificio, incluida la financiación.

En Alemania incluso se están recientemente desarrollando leyes que obligan a los inquilinos participar en los costes de renovación (hasta un 30% a efectos de ahorro energético). Es decir, el inquilino – indirectamente – está financiando el aumento de valor del inmueble que no es suyo. Una razón más para adquirir algo propio, comprar casa propia, ya que parece ser que esto es la tendencia del futuro: Renovar inmuebles – y en consecuencias aumentar el valor del mismo para su propietario – financiado parcialmente por los inquilinos.

Modelo de Cálculo: Comprar Casa como Inversión

Por qué está tan extendido el alquiler en Alemania, es algo que no consigo entender. Una vida entera pagando un alquiler representa al final una pequeña fortuna, que el propietario de la casa ingresa íntegramente, durante los años que dure el mismo. Un modelo de cálculo: usted paga, sólo, por el alquiler de una vivienda de 3 dormitorios para su familia, en una ciudad del sur de Alemania, aproximadamente 1500€/al mes, 18.000€ al año. En 20 años (sin contar interés ni los incrementos anuales del alquiler) serán 360.000€, a un interés medio de 5%, se sumarían en esos 20 años 540.000€. Una pequeña fortuna.

En lugar de alquilar podemos invertir esos 360.000€ en la construcción de una casa o en comprar casa, con un poco de suerte estará pagada al cabo de 20 años. Se puede vender, con un beneficio anual del 5% (que sigue siendo la rentabilidad media de los inmuebles), después de 20 años por unos 540.000€. Resumiendo: alquilando pagaría 540.000 € para vivir durante 20 años, un dinero totalmente desaparecido (ya que se encuentra ahora en el bolsillo de su arrendador). Por el contrario, el que invirtió 360.000 en su propia casa, tendrá un inmueble propio donde vivir en 20 años. A partir de esta fecha, ya no pagará ninguna cuota mensual, y dispone de una casa con un valor de 540.000 €.

Un cálculo simple para saber que Construir una casa o comprarla merece la pena, comprar casa sigue siendo una buena inversión – aunque con la crisis, muchos comentan lo contrario. Es importante que los pagos mensuales, no nos aprieten demasiado el cinturón, el costo mensual (para la hipoteca) al comprar casa no debe nunca superar lo que pagaría por un alquiler. El inmueble debe de ubicarse en una zona atractiva o incluso turística – y en un buen barrio. No olviden que “un buen inmueble bien financiado en una buena ubicación no pierde nunca valor” como dicen los expertos.